Para un Pueblo Ilegal, un Gobierno Ilegal

La ilegalidad está tan arraigada en la sociedad, que no solo es imposible combatirla (imposible usando métodos tradicionales, claro está), sino que a veces es el único camino que dejan las ineptas autoridades, y no es que justifique de ninguna forma el que se siga el camino de la ilegalidá, no señor, pero en el caso que nos ocupa esta vez la autoridad insiste en forzar el camino fuera de la ley.

Todos los conocen, los ven, los sufren. Los taxis piratas están por doquier, organizados como auténticas mafias mexicanas, tolerados (si, la misma autoridad usa el término “tolerados”) recorren con plena impunidad las calles del Distrito Federal, unos en mejores condiciones que otros y la mayoría de plano (y cabe el término, pues) peligrosos. No solo se dedican a estafar a cuanto tarugo pueden, sino que, como la mafiecita que son, se procuran justicia por mano propia a la menor provocación, y armados de radios de Banda Civil (la frecuencia que usan es para uso civil, otra ilegalidad más, esta tolerada por la autoridad federal) operan como su propia policía, de dimensiones de ejército, cuando se ven agredidos.

Pero ahí donde está, de dimensiones colosales, el problema, aparece algo bizarro al más puro estilo mexicano. Y es que la minoría, los taxis que si cumplen con reglamentación, que se sujetan a normatividad, no son negocio. Para no salir del tema de mi país en donde solo un tarado estudia una maestría o más (por no decir la licenciatura) para después buscar ser empleado con sueldos de esclavitud moderna (y no tanto) sin antes hacer las cuentas de inversión – retorno y ver lo absurdo del caso, los taxis legales tienen que seguir un sinnúmero de trámites solo para encontrarse con que no hay pasaje, porque la población es tan idiota que no sabe reconocer (ni sabrá) a quien apoyar y a quien no.

Ahora que los taxis legales se manifiestan por la legalidad y la aplicación de la ley, debemos escuchar como el último grito desesperado de todo un sector obtiene o no respuesta, para decidir, con pleno uso de facultades mentales, si conviene o no estar del lado de la ley…

 

Comentarios formato anterior:

Pues todo es culpa de AMLO por Un ciudadano normal el sábado 11 de junio de 2005

Eso de lo que te quejas, y lo que comentas, es culpa de AMLO, quien dejo crecer el comercio ambulante, los taxis piratas, y otros muchos porblemas, por no tener capacidad ni ganas de resolverlos, al contrario, el se beneficio de todo eso, por que ESO NO LO COMENTAS?
Si crees que por escribir tu lo que quieras, te vamos a creer, es hora de que te quites el velo de de tu orgullo y veas que mucha gente NO SE TRAGA lo que, escritores como tu dicen. Pero alla tu, sigue jugando a ser periodista.

Sope por Carlos Niebla el sábado 11 de junio de 2005

“Solo un Sith piensa en absolutos”, frase que lo dice todo: la ignorancia atribuye “culpas” a todo, desconoce las causas, los problemas, las soluciones. Sin duda, AMLO es responsable, de mucho, pero de ahí a atraverse a decir que alguien solito es culpable de algo tan complejo, es simplemente torpeza.

? por Marcos el jueves 1 de febrero de 2007 rebatiendo con “stars wars”, entonces deberíamos preguntarle a George Lucas cómo hacer política?, seguro él no es torpe.

A %d blogueros les gusta esto: