AMLO, ese desconocido en los medios

AMLO: Aquí mando yo

Llevo 14 años siguiendo de cerca al fenómeno de Andrés Manuel López Obrador. Quizás por ello, me resulta desesperante leer, escuchar o ver a una cabeza hablante especular sobre AMLO como si lo hubiesen conocido éste año, luego de las elecciones presidenciales. Y más que desesperante a los politólogos que dicen conocerlo desde mucho antes de ser Jefe de Gobierno del Distrito Federal, pues era una persona muy distinta, no era un estadista, ni siquiera sui generis. A AMLO se le conoce por sus obras, por sus discursos, por sus intenciones patentes, y no por lo que a una cabeza hablante se le ocurra que quizo decir. Y AMLO es un político muy, pero muy claro.

Rafael Rodríguez y Carlos Niebla. No al desafuero de AMLO

De todo lo que he escrito sobre AMLO, las fotografías, los videos que he tomado y hasta el activismo en el que he participado, pues asistí a la marcha contra el desafuero con una convicción personalísima, sin duda la gran definición de qué es lo que quizo y qué es lo que quiere AMLO se dió en su “Toma de Posesión como Presidente Legítimo”. De mi asistencia escribí una crónica que incluye varios videos y se puede leer, ver y escuchar aquí mismo, intitulada “El Plan de AMLO”.

“Un político que logra tomar el poder para luego incumplir su ideología o promesas de campaña es algo típico, y tan es así que se podría decir, con cinismo, que en el imaginario popular es la definición de la profesión. Pero AMLO, y hay que decirlo, también Trump, son excepciones notables a la regla.”

Dejando de lado la interpretación del acto, la toma de posesión sirvió para dar una probada de la conformación de un gabinete, la elaboración de un plan de gobierno, y sobre todas las cosas el como interactuó con el Poder Legislativo desde entonces. Si uno consulta ese acto como un punto de partida histórico, no existe ninguna sorpresa. Un político que logra tomar el poder para luego incumplir su ideología o promesas de campaña es algo típico, y tan es así que se podría decir, con cinismo, que en el imaginario popular es la definición de la profesión. Pero AMLO, y hay que decirlo, también Trump, son excepciones notables a la regla.

Con AMLO es prácticamente imposible hablar de impredictabilidad o de incertidumbre. Y aquí inicia el tema de la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México NAIM, pues los analistas, los comentaristas y hasta los periodistas (no son lo mismo) hablaron de señales contradictorias, cuando en realidad nunca las hubo. Desde el inicio hubo y habrá claridad. Y este fenómeno interpretativo en los medios persistirá en el tiempo de la nueva administración. Al igual que con Trump, es muy difícil para un medio tradicional tratar de interpretar para ver que quiso decir, o adelantar con vaticinios y predicciones paraver que es lo que hará un político que desde el principio es claro en lo que dice y en lo que hará. Por ello siempre habrá contradicciones y choques con los medios. Y por ello siempre existirá una tensión que no debería existir, que se antoja falsa y artificial. La forma de hacer política tradicional, tan propia del siglo pasado, está muerta. Hoy la política es un plan puntual que se debe seguir, y nada queda ya de las formas del pasado.

“Es una demostración de poder porque no deriva del derecho, deriva del poder. La cancelación del NAIM es una demostración de poder.”

La realidad es que en el sistema político mexicano ha existido una regla, y esa regla es que una demostración de poder, mientras más al inicio del mandato mejor, es la que realmente establece la nueva relación y rompe con el pasado inmediato. No la justifico, ni la explico, sólo la señalo: el arresto de Joaquín Hernández Galicia “La Quina” líder del sindicato petrolero, el arresto de Raúl Salinas de Gortari hermano del ex-presidente, o el arresto de Elba Esther Gordillo líder del SNTE son los ejemplos más recientes de ésta regla. Y en todos los casos no hubo un sólido soporte legal, ni siquiera se llegó a la cosa juzgada y al cumplimiento de una pena, todos salieron por la acumulación de irregularidades, pero duraron años encerrados, y todos representaban un segmento de poder. Es una demostración de poder porque no deriva del derecho, deriva del poder. La cancelación del NAIM es una demostración de poder. No existe una interpretación posible, el mismo video que subió a la plataforma de Facebook aparece un libro intitulado “Aquí mando yo”.

Hace ya 12 años que AMLO trazó su plan de gobierno, mostró su forma de gobernar y hasta enumeró muy concretamente lo que iba a hacer una vez en el poder. Pero como ese poder fue creciendo, simplemente no se esperó y algunas acciones de gobierno se materializaron antes de que fuese electo presidente, ahora sí de verdad. Es precísamente en esas acciones que podemos ver a AMLO y su relación con el poder legislativo en acción.

Voy a copiar aquí la transcripción de los 20 puntos que escuché aquella fría tarde del 20 de noviembre en el zócalo del entonces Distrito Federal, para que fácilmente, sin sorpresas o adelantos, se sepa que quería, hizo y que hará ese fenómeno que es Andrés Manuel López Obrador:

  1. Impulsaremos un proceso para la renovación de las instituciones públicas. Junto con la comisión creada para este fin por la Convención Nacional Democrática, llamaremos a un debate nacional y promoveremos un plebiscito para la elaboración de un nuevo marco constitucional.
  2. Defenderemos el derecho a la información y demandaremos la apertura de los medios de comunicación a todas las expresiones de la sociedad. De manera particular estaremos atentos a la decisión que tome la Suprema Corte ante el recurso de inconstitucionalidad presentado por un grupo de senadores contra la llamada “Ley Televisa”. Pero como no confiamos en el recto proceder de la mayoría de los ministros, de todas maneras, presentaremos en su momento una iniciativa de reforma que garantice la pluralidad y haga posible la democratización de los medios de comunicación.
  3. Atenderemos el grave problema migratorio, insistiendo en el cambio de la política económica para la generación de empleos en nuestro país. Nos opondremos a la contrucción del muro fronterizo, y protegeremos del matrato, la discriminación y la violación de los derechos humanos, a los mexicanos que se han visto obligados a ir a trabajar a los Estados Unidos.
  4. Denunciaremos permanentemente cualquier injusticia, y vigilaremos la actuación de ministerios públicos, jueces, magistrados y ministros, que sólo se dedican a legalizar los despojos que comete el fuerte frente al débil y a garantizar impunidad para los delincuentes de cuello blanco. Y reafirmamos que sin justicia no es posible que haya seguridad pública, ni tranquilidad, ni paz social. También decimos que no se puede enfrentar al crimen organizado si no se aplica la ley por parejo y sólo se castiga a una banda para proteger a otra. Reiteramos, que no permitiremos la utilización del ejército, o de las policías paramilitares, para reprimir la incoformidad del pueblo que lucha por la justicia y la libertad. Desde aquí, volvemos a expresar nuestra solidaridad con el pueblo humilde y digno de Oaxaca, que es víctima de la represión, y demandamos la destitución de Ulises Ruiz, ese gobernador cacique y siniestro, así como el retiro de la Policía Federal Preventiva y el castigo a los responsables de los asesinatos.
  5. Enviaremos a los legisladores del frente amplio progresista una iniciativa de ley, para elevar a rango constitucional, el combate a la corrupción y hacer valer la austeridad republicana. Es indispensable considerar, como delito grave, el influyentismo, el conflicto de intereses, el nepotismo, y el hacer negocios al amparo del poder público. También debe definirse un límite a los sueldos y prestaciones de los altos funcionarios públicos de los 3 poderes de la unión y de todos los niveles de gobierno. Es inaceptable que un ministro de la corte esté recibiendo alrededor de $500,000 pesos mensuales por sólo poner un ejemplo. Así mismo, deben cancelarse las pensiones millonarias a los expresidentes de México. Nunca más un gobierno rico con pueblo pobre.
  6. No permitiremos que se cobren más impuestos a los pobres y a las clases medias y se mantengan los privilegios fiscales a los potentados e influyentes. Rechazamos el cobro del IVA en medicinas y alimentos y cualquier reforma fiscal regresiva. Por el contrario, promoveremos ante el Congreso de la Unión, que se lleve a cabo una auditoría a la Secretaría de Hacienda, en particular al SAT, porque los privilegiados de México, protegidos por el gobierno, sencillamente no pagan impuestos, o cuando los pagan, se los devuelven.
  7. En los próximos días, se enviará a los diputados del Frente Amplio Progresista, un proyecto de presupuesto de egresos para el 2007, que reoriente el gasto público a la educación, la salud, la creación de empleos y el bienestar de la población. Recordemos que es facultad exlusiva de la Cámara de Diputados la aprobación del presupuesto público, y que mucho pueden hacer nuestros legisladores para reducir el dispendio, el gasto corriente, el pago de intereses por el Fobaproa y garantizar mayores recursos al campo, a las universidades públicas y a Estados y Municipios.
  8. Pasado mañana miércoles, por la importancia que tiene, para enfrentar a los monopolios económicos vinculados al poder, que lesionan impunemente a la economía popular, y de las clases medias, presentaremos a los senadores del Frente Amplio Progresista una iniciativa de ley de precios competitivos que reglamente el Artículo 28 de la Constitución y acabe con los exagerados cobros de bienes y servicios en nuestro país. Es inaceptable que los mexicanos paguemos por el cemento gris 223% más que los estadounidenses, 260% más por el Internet de banda ancha, 312% más por teléfono celular, 65% más por teléfono de línea fija, 230% más por llamadas de larga distancia nacional, 116% más por electricidad residencial de alto consumo, 131% más por electricidad comercial, 36% más por electricidad de alta tensión, 5% más por la gasolina Magna, 18% más por la gasolina Premium, 178% más por la Tarjeta Banamex Clásica, 115% más por la Tarjeta Bancomer VISA, 116% más por Cablevisión Básico, 150% más por crédito a la vivienda y 26,000% más por comisiones bancarias a compras con tajeta en almacenes. Y todo ello, a pesar de que el Salario Mínimo en México es 90% menor que en Estados Unidos. No podemos permitir que esto siga ocurriendo. De aprobrse esta ley, de precios competitivos, millones de consumidores mexicanos obtendrían ahorros equivalentes a más del 10% de sus ingresos.
  9. Crearemos la Comisión de la Verdad para investigar el fraude al Fobaproa, los rescates a carreteras, a la banca de desarrollo y a los ingenios azucareros. Así mismo revisaremos todos los contratos de crédito y la construcción de obras realizadas mediante los llamados FIVIDEGAS (?) en la Comisión Federal de Electricidad y PEMEX.
  10. Protegeremos a los productores nacionales ante la apertura comercial indiscriminada y sin límites, particularmente se impulsará un plan de acción para impedir que en el 2008 se aplique la cláusula del Tratado de Libre Comercio que permite la libre importación de maíz y de frijol, lo cual significaría un golpe definitivo a 4 millones de familias campesinas.
  11. Defenderemos el derecho constitucional a un salario justo. Hoy en día, de 42 millones de mexicanos en edad de trabajar, 16 millones obtienen menos de 30 pesos diarios. Actualmente, diversas organizaciones sociales, sindicales y académicas han iniciado una campaña en defensa del Salario Mínimo constitucional, que originalmente fue concebido como un instrumento para garantizar la satisfacción de las necesidades básicas de las familias de los trabajadores. Anunciamos nuestro apoyo a ésta campaña a favor de la remuneración justa y digna a todos los trabajadores del campo y la ciudad.
  12. Lucharemos porque los trabajadores del sector informal de la economía, los jornaleros agrícolas, las trabajadoras domésticas, los comerciantes ambulantes, entre otros, gocen de protección legal y tengan derecho a la Seguridad Social.
  13. Defenderemos la Autonomía Sindical y promoveremos la democratización en los sindicatos. De manera particular, lucharemos porque se respete el derecho al voto libre y secreto en la elección de dirigentes sindicales.
  14. No permitiremos la privatización de la industria eléctrica ni del petróleo en ninguna de sus modalidades. El petróleo no es del Estado, y mucho menos del gobierno, es de la Nación. Y la Patria no se vende, se defiende.
  15. Defenderemos el patrimonio nacional, es decir, los recursos naturales, las zonas arqueológicas, los ecosistemas, los bosques, las aguas y la cultura. En éstos momentos en la Cámara de Diputados se discute una iniciativa de reformas a la Constitución que incorpora a los Estados y Municipios en el manejo y la administración de patrimonio histórico de México. Pero lo cierto, es que con ello se pretende eliminar la resposabilidad federal y facilitar la privatización de las zonas arqueológicas y las reservas naturales. El gobierno legítimo no aceptará ésta contrarreforma y se sumará a las acciones emprendidas por ciudadanos y organismos civiles para proteger el patrimonio de la nación.
  16. Promoveremos ante el Congreso de la Unión que se establezca en la Constitución el Estado de Bienestar, que consiste en dar protección y una vida digna a todos los mexicanos desde el nacimiento, desde la cuna, hasta la tumba. Insistiremos que debe otorgarse, como sucede en el Distrito Federal, una pensión universal alimenticia a todos los adultos mayores del país, a todas las personas con alguna discapacidad y becas a madres solteras para que sus hijos no abandonen la escuela.
  17. Se impulsará el cumplimiento de los acuerdos de San Andrés Larráinzar, que garantizan derechos económicos, sociales, políticos y culturales de los pueblos indígenas.
  18. Vamos a luchar para impedir que sean rechazados los jóvenes que desean ingresar a las universidades públicas, nunca aceptaremos que la derecha ponga la educación en el mercado como si fuese una mercancía que sólo puedan adquirir quienes tienen recursos económicos. La educación no se puede convertir en un privilegio. La educación y la cultura son fundamentales para el desarrollo del país. El Estado está obligado a garantizar el acceso a la cultura y a la educación gratuita y de calidad en todos los niveles escolares.
  19. Haremos valer el derecho de los mexicanos a la salud. Hoy día más de la mitad de la población no cuenta con seguridad social. El derecho a la protección de la salud no está garantizado. Sea porque no se tiene el dinero para pagar la atención médica y los medicamentos, o porque no hay servicios donde vive la gente. El llamado seguro popular es pura demagogia, porque ni es seguro, ni es popular. En los centros de salud no hay medicinas, sólo entregan la receta, y cobran el 6% del ingreso familiar para la afiliación. El gobierno legítimo luchará por garantizar servicios médicos y medicamentos gratuitos a todos los mexicanos carentes de seguridad social. Pugnaremos por incrementar la inversión para la construcción de hospitales y centros de salud, para destinar más recursos al abasto de medicamentos e insumos médicos y contratar los médicos y enfermeras necesarios para brindar los servicios de salud. De la misma manera buscaremos que el IMSS y el ISSSTE dispongan de los recursos suficientes para revertir su deterioro.
  20. Ayudaremos en todo lo que podamos a millones de mexicanos que viven en colonias populares, barrios, pueblos y comunidades rurales sin servicios públicos y en viviendas precarias. Buscaremos alternativas para la introducción de agua, luz, drenaje, pavimento e insistiremos en el derecho de la gente humilde a recibir créditos de vivienda con tasas de interés equivalentes al incremento anual del salario mínimo.
A %d blogueros les gusta esto: