Steve Irwin y la mamá orangután

A Steve le arvirtieron que no se acercara mucho, y menos que se subiera a un árbol si no quería que le arrancaran un brazo. Las mamás orangután son extremadamente protectivas. Pero algo le dijo a esta mamá quién era este humano…

 

A %d blogueros les gusta esto: