¡Ay Ignorancia de Comentaristas!

Con todo la cobertura generada a partir de los execrables hechos ocurridos en Tláhuac, lugar de mierda, relucen por su asombrosa ignorancia inconfesa la mayor parte de los comentaristas en los medios masivos.

Al respecto, las vertientes surgidas son una muestra y evidencia de la verdadera chafez con la que se desenvuelven los “profesionales” de la noticia:

 

  • “No me explico como no llegaron las fuerzas del órden” – Comentario a por más extendido en el medio, y repetido hasta el cansancio por la desprevenida y depauperada población. Es el caso del típico inepto que, sin haber visto la película, amenaza con lanzar su comentario. El lugar en el que asesinaron a los agentes de la PFP no está en la metrópoli conocida como el D.F., sino que asienta sus reales prácticamente arriba, en la ladera del cerro, de donde bajan a tamborazos (y muy seguido) sus iracundos habitantes. No hay poder (humano o divino) de llegar ahí con rapidez, no señor, no la hay. Pero, el caso es que ¡nadie ha ido! Entonces ¿cómo poder aventurarse a decir que no se explican como no llegó la autoridá? Hay una pinchurrienta carreterita de 2 carriles, uno de ida y otro de regreso, y como solo la transitan autos importandos, último modelo, pues es una Autobahn rapidísima, en la que solo en transitarla, en condiciones normales, se avienta uno media hora. Además, el lugar no está diseñado para ser transitado como no sea a pié con algunos globos o en bicicleta (de ahí su conocida denominación de pueblo globero y bicicletero). Y los pocos autos que ahí circulan lo hacen por donde su señor les dé a entender. Ni madres: no hay manera de llegar.
  • ¿No pudieron llegar en helicóptero? – A güebo. Claro que si. Y las fuerzas civiles de este país no cuentan con helicópteros que trasladen a más de media docena de efectivos. Tons, por simples matemáticas de pre-primaria, solo después de un chingo de viajes, y contando que los habitantes del mencionado lugar no se den cuenta de los movimientos aéreos y madreen a los que vayan llegando, pos entonces si pudieron juntarse y salvar el día.
  • ¿No hay otros métodos con los que se pudo haber hecho algo? – No. La respuesta es un rotundo no. En la práctica, si hay helicópteros con los que se pueden llevar, sin aterrizar, efectivos a la zona, y “rescatar” a los infortunados agentes. Por desgracia, están en manos del ejército. Y la relación de la sociedad civil con el ejército está más que mancillada en este país. Por eso son todavía más jumentos aquellos que claman por la intervención del ejército, porque, como es debido, una sociedad que olvida su historia (y más la reciente) está condenada a repetirla. Los chingadazos hubieran sido peores, con consecuencias al largo plazo, si a los soldados se les dá manga ancha para intervenir en asuntos netamente civiles.

Y de ahí para el real.

Mucho de hecho se ha comentado acerca de un comentario del almirante Figueroa, el mero mero de la PFP, en el que dijo “No pudimos llegar a tiempo, porque la policía local no dejaba pasar a nadie” y se explica muy fácilmente. Hasta yo con un taxi ecológico pude haber detenido el tráfico de y hacia el pueblito ese. Nada más hay que imaginar la cantidad de patrullas y camionetas que había ya estacionados en la entrada del pueblo. No fué intencional. Pero hay que polemizar hasta hartarnos acerca de la frase, y tomarla en el peor sentido, como excusa para la entrevista, el comentario, y ver “si de verdad una policía estaba bloqueando intencionalmente a la otra”…. chale…. Lo que pasó fué simple, y desgarrador: unos (presumen narcos al menudeo) azusaron a otros, y la turba mató a golpes a 2 agentes (y luego les prendieron fuego) y a otro lo dejaron medio muerto. No hubo manera de evitarlo una vez que se precipitaron los acontecimientos uno sobre otro, con extrema velocidad, en una comunidá que nada tiene que ver con la capital del país, fuera de estar dentro del mismo territorio (pues es un pueblo apartado, alejado, en el cerro). Punto.

Muy fácil hablar, opinar, externar, polemizar y hasta amenazan con panelizar (¡aaaaargh! nada peor que los pinches páneles de expertos). Y viviremos con esta “roncha informativa” durante un buen rato, a falta de que se toquen otros temas.

 

Comentarios formato anterior:

No solo ignorancia, también negligencia por Carlos Niebla el lunes 29 de noviembre de 2004

Negligencia, si, porque en ningún lado está escrito que los medios, en pos del supuesto balance puedan dar voz a un cabo de la PFP, que, diga lo que diga, solo aumenta el tenor del asunto en contra de los policías, perfilándose como verdaderos culpables del asunto… A la próxima, ¿porque no entrevistan a una asistente de base a la par de a un secretario de estado para dar balance y equidad a la información?

A %d blogueros les gusta esto: