Odio la frase “padece de sus facultades mentales”

Todos padecemos las consecuencias de nuestras facultades mentales. Unos más que otros. La simple conciencia, casi siempre, de estar en el lugar equivocado en el momento equivocado, en comparación con otros lugares del planeta, es un padecimiento de unas facultades apenas por arriba del promedio local…

A %d blogueros les gusta esto: