Los “estudios de impacto ambiental” son un negocio

Gobierno del DF pierde 2.5 mdp cada día por suspensión de L7 de Metrobús: http://www.eluniversal.com.mx/articulo/metropoli/cdmx/2017/06/18/gobierno-pierde-25-mdp-cada-dia-por-suspension-de-l7-del-metrobus

La “ong” que promueve el litigio se dedica a gestionar permisos ambientales. Es una forma de ganar mucho dinero y establecer trámites burocráticos por “estudios de impacto ambiental” que casi siempre no sirven para nada, especialmente en ciudades. Métanse a su página, lean su currícula. Es un hecho que este litigio es otro escollo burocrático para detener obras y ganar lana. Es muy buen negocio para ellos, y lo pagan los ciudadanos, literalmente. Vean el trazo, la obra y el beneficio “ambiental”. Visiten Reforma. Ahí están “los pobres arbolitos”. Vean los microbuses y sus condiciones. Estos rateros del litigio viven demasiado bien de meter su cuchara en las obras que benefician al ambiente al final. Nunca los verás defendiendo ríos, mostrando beneficios. Sólo hacen gruesos expedientes que por ley se deben anexar (y pagar carísimos) a las obras. Aquí sus caras, su modo de vida: http://www.amia.org.mx/que-quien-es-la-a…/directorio-amia-ac

 

A %d blogueros les gusta esto: