La Venganza de Cuitláhuac Ibáñez

Yeidckol Polenvsky, ahora candidata del PRD a la gobernatura del Estado de México, alguna vez fué llamada Citlali Ibáñez, pero nunca se llamó. Pero a la plebe, la gentuza, las víboras rastreras de mi país, les importa más un escandalito que la capacidad o la inteligencia de alguien. Aquí todavía es más importante obtener un título universitario que no saber nada de lo que supuestamente se estudió, o que cuides a todos tus parientes de que hacen o que dicen, porque por ellos serás juzgado(a). Toda esa gente no se merece más de lo que tiene, de hecho se merece menos, un escupitajo en el rostro cuando mucho.

Cuitlahuac Ibáñez Treviño, un padre como muchos en latinolandia, fué "abandonado" por su mujer e hijita, su pequeña, querida y adorada Citlali, debido a que fué un "excelente padre". No entraría en detalles al respecto, pues afortunadamente no tengo el disgusto de conocer al maricón, bueno para nada y poco hombre del vejete de Cuitláhuac, que ahora, con un nudo en la garganta y a punto de soltar las lágrimas llora como mujer lo que no pudo defender como hombre. Hoy se presentó en el programita mañanero del ex-brozo ahora Víctor Trujillo, "el cristal con que se mira", para "denunciar" lo "dolido que está" porque su hijita, la pequeña, querida y adorada Citlali, dejó de usar ese nombre y abandonó su apellido.

No teniendo nada que perder, ahora fué a llorar en la tele, a quejarse, a arrastrarse... ¡que asco! que un tipo que nació como hombre, llegue a su vejéz a comportarse como la peor de las viejas. ¡Como me gustaría encontrármelo en la calle para romperle lo que aún le queda de hocico! mira que un padre que se atreve a denunciar, a acusar, a vejar o a cualquier cosa a su propia hija, aún teniendo la razón, no merece vivir, al menos, como el resto de nosotros. Un tipo así, ya sin ninguna honra, merece el derecho de matarse a si mismo, efectuando un último acto honroso, privándonos de su asquerosa e inmunda presencia para siempre.

¡Venga, Yeidckol! ¡Claro que tienes el derecho de elegir tu presente y futuro! ¡A la mierda con un pasado que quisiste dejar atrás, que no elegiste!

Distribuir contenido